Header image header image 2  
Inscripto en la F.C.A  Nº 22.333 

 
 
EL CUIDADO DE SU PERRO

Cepillado de cachorros

Desde temprana edad, el cachorro debe aprender que el cepillado es una agradable experiencia. Un cachorrito es fácil de manejar y en pocos meses, con el entrenamiento adecuado, estará acostumbrado a un cepillado periódico. Comience con sesiones cortas. Tranquilícelo y elógielo. Con el cepillado diario, acostúmbrelo a la limpieza de los dientes, orejas y plantillas, para que cuando crezca no oponga resistencia.
Es posible que su cachorro se resista al cepillado. Puede ser que ésto se deba a que haya tenido malas experiencias; entonces, con mucha paciencia, usted tendrá que demostrarle que no hay nada que temer.

Como establecer una rutina de cepillado

Si usted no ha establecido un horario fijo para el cepillado, no es recomendable que lo haga inmediatamente después de que el cachorro haya comido. No se puede esperar que un cachorro, incluso un perro adulto se quede quieto después de haber comido.
Si el cachorro se resiste al cepillado evite perseguirlo. Esto sólo tiene efecto negativo: el cachorro puede ponerse más arisco o puede pensar que la persecución es una invitación al juego.
Planee el momento del cepillado para cuando usted pueda dedicarle a su perro una completa atención. El lugar debe ser cómodo para usted, debe tener buena luz y no debe tener cosas que puedan distraer al cachorro. Tenga los utensilios de cepillado a mano. Establezca y siga un orden específico cuando cepille a su perro. Esto ayudará a que se logre un cepillado completo.
Colocar al perro sobre una mesa hace el trabajo más fácil. Elija una mesa lo suficientemente alta como para que Ud. esté cómodo. Coloque una alfombra antideslizante sobre la mesa para que su perro no se resbale. De ser posible, Ud. puede llevar a cabo la rutina de los peluqueros profesionales. Coloque un espejo para observar a su perro desde otra perspectiva mientras lo cepilla.
Si Ud. tiene muchos perros, o debe cepillarlos para exposición, puede optar por una mesa de peluquería profesional (la podrá encontrar en negocios de veterinaria y catálogos).
Luego de cada sesión de cepillado, lave, enjuague y seque el equipo.

Cepillado primordial

Se debe cepillar a todos los perros. El cepillado es primordial para mantener el pelaje limpio y saludable. El cepillado frecuente quita y remueve suciedad y pelos; distribuye los aceites naturales del pelaje y ayuda a prevenir enredos en el pelo largo. La frecuencia y el tiempo que lleve el cepillado dependen de cada perro. Sin embargo, es recomendable cepillarlo todos los días en primavera y otoño porque es la época en la que cambian el pelo.
Es recomendable utilizar un cepillo de cerdas naturales para remover el pelo muerto. Use un cepillo de cerdas largas para perros con pelo largo y un cepillo de cerdas cortas para un perro de pelo corto. Otra opción para perros con pelo medio o largo es un cepillo de alambres curvos llamado "cardina". Para las razas con pelo corto existe también un guante con cerdas que es muy efectivo. Los cepillos y otros utensilios para el cuidado del pelo se pueden adquirir en veterinarias, donde personal capacitado puede recomendarle lo que usted necesita para su perro.
Es importante mantener el cepillo sobre la piel efectuando un movimiento de másaje, lo que ayuda a remover el pelo muerto. La mayoría de las razas de pelo largo deben cepillarse por capas desde la piel para afuera. Luego cepille las capas superiores para lograr el toque final.
El perro no estará listo si se le ha cepillado sólo la parte de atrás y de arriba. Entrene a su perro para que se eche y para que levante las patas traseras y delanteras. Esto es muy importante en perros de pelo largo porque el pelo enredado suele aparecer en estas partes. Algunos perros no se prestan a esto y es necesario experimentar con la forma que a ellos les resulte más cómoda. A veces poner las patas del perro en la palma de su mano puede solucionar el problema. Algunos perros prefieren echarse de espaldas o sobre uno de sus lados. Otros detestan esta parte del cepillado, no importa cómo se los maneje. Sea tan cuidadoso y rápido como le sea posible, elogie a su perro por haberse portado bien y recompénselo con un bocadillo, como por ejemplo Purina® Bonz para perros o galletitas Purina® Dog.

Marañas y nudos

Si un perro de pelo largo no es cepillado diariamente, las marañas y los nudos pueden volverse un serio problema. A veces los nudos pueden ser desenredados. Si el pelaje está enmarañado, trate de deshacerlo utilizando los dedos. Si no puede hacerlo, existen preparados que lubrican las marañas, lo que facilita el cepillado. Si ésto tampoco da resultado, hay que cortar las marañas. Separe suavemente la maraña del cuerpo del perro, luego, con cuidado, corte el pelo entre la maraña y la piel. Las tijeras de punta redonda son las ideales para prevenir que el perro resulte lastimado si se mueve durante el procedimiento.

Problemás del cepillado

Precauciones a tomar en el verano: El pelaje del perro sirve como un aislador contra el calor. Por esta razón nunca debe esquilarse a un perro durante el verano.
Luego de un día de playa, enjuáguelo con agua tibia. El agua salada puede irritarle la piel.
Cuando los perros están en zonas de campos o bosques las cardas pueden adherirse al pelo y si no se quitan, pueden causar irritación en la piel. Las cardas son fáciles de quitar si primero se las satura con vaselina, óleo calcáreo o aceite de oliva y luego, con cuidado, trate de despegarlas con la mano.
Sustancias extrañas: Para quitar chicle pase un cubo de hielo sobre el pelo hasta que la goma se endurezca y sea fácil de quitar. Sino pase manteca de maní sobre el área en la que esta adherido el chicle y déjela actuar por unos minutos. Lugo cepille y trate de quitar a mano la goma remanente.
Para quitar alquitrán de las patas coloque manteca, aceite o margarina en el área afectada y déjela descansar por unos minutos hasta que el alquitrán se ablande y pueda ser removido. O sino suavice las áreas con agua tibia y luego con óleo calcáreo. Luego lave y enjuague la pata.
Para quitar pintura a base de agua, lave al perro repetidamente con agua tibia y un champú para perros lo antes posible.
Si el perro se manchó con pintura a base de aceite, trate el área afectada lo antes posible. La pintura fresca puede ser removida con un trapo seco. Si la pintura se seco hay que cortar el pelo con tijeras de punta redonda y el pelo restante debe ser lavado y enjuagado repetidas veces.
Precaución: No utilice removedores de pintura, kerosene o nafta, ya que pueden irritar seriamente la piel.
Los perros que han sido acostumbrados a sesiones de peluquería suelen causar menos problemás cuando hay que quitarles alguna sustancia extraña. Elogie a su perro por su cooperación y prémielo con un bocadillo.

Pulgas y garrapatas

Mientras cepilla a su perro, fíjese si tiene pulgas y garrapatas. Cepíllelo a contrapelo para que éstos insectos queden al descubierto. Las pulgas se diagnostican cuando se encuentran parásitos o excremento de pulgas sobre la piel del animal. Existen muchas preparaciones como por ejemplo sprays, polvos, champúes o baños que ayudan a combatir las pulgas. Fíjese que la etiqueta garantice que el producto es seguro para los perros. 0 si no, pregúntele a su veterinario cuál es el producto apropiado.
Si utiliza un polvo o un spray para las pulgas, comience la aplicación desde la cabeza del perro hacia el lomo. Disperse el producto por todo el pelo y entre los dedos. Evite especialmente la zona de los ojos. Siempre lea y siga las instrucciones.
Aunque las pulgas se alimenten de la sangre del perro pasan la mayoría del tiempo fuera de él.
Entonces es necesario tratar no sólo al animal sino también los ambientes para lograr un efectivo control de las pulgas. Las garrapatas se parecen a escarabajos chatos, pequeños y negros o a porotos de color tostado cuando están atiborradas de sangre. Se adhieren firmemente al cuerpo del perro y deben ser quitadas con cuidado. Esto puede hacerse con pinzas o con los dedos, protegidos con una toalla de papel, un tisú o guante de goma. Si no se hace esto con el suficiente cuidado, parte de la boca de la garrapata pueden quedar adheridas a la piel, lo que puede causar una irritación crónica. Desinfecte la mordedura y lávese bien las manos.

El baño

Hay que bañar a los perros cuando se los ve sucios o tienen mucho olor. Los cachorros y los perros pequeños pueden bañarse en piletas o tinas; los perros grandes pueden bañarse en bañaderas. (Después de bañar a su perro asegúrese de desinfectar bien el área antes de ser utilizada por seres humanos). Si el clima es templado, puede bañárselo en una pileta de jardín. Tenga a mano el champú, el jabón , el cepillo y las toallas antes de empezar el baño. Coloque al perro en la pileta y mójelo. Utilice un shampoo que tenga un Ph balanceado para perros. Si este tiene problemás de piel, pregúntele a su veterinario cuál es el champú adecuado. Darle dos lavados es suficiente para que su perro quede limpio: el primero para aflojar la suciedad y el segundo para quitarla.
Deje que su perro se sacuda por unos minutos y luego quite el exceso de agua del pelo. Póngalo sobre el piso o sobre una mesa, cúbralo con una toalla seca y comience a secarlo hasta que la mayoría del agua haya sido absorbida. Comience a secarlo con secador; éste debe estar a una distancia de 30 cm. del perro. Mueva el secador y el cepillo por toda la superficie del cuerpo de su perro, para así lograr un secado parejo. Nunca deje afuera a un perro húmedo cuando hace frío ni lo exponga a corrientes de aire. Manténgalo alejado de los lugares en donde pueda ensuciarse antes de que se seque completamente.

Baños secos

A veces es mejor evitar el uso de agua y jabón, especialmente durante épocas de mucho frío, cuando el cachorro es muy pequeño o cuando el perro está convaleciente de una enfermedad. Existen preparados para dar a su perro baños secos. Estos productos se colocan sobre la piel y luego se cepillan. Asegúrese de seguir las instrucciones de la etiqueta.

El cuidado de las orejas

Revise regularmente los oídos de su perro. Si la parte interna se ve sucia, puede limpiar con cuidado con un pedacito de algodón humedecido con óleo calcáreo. Fíjese si tiene suciedad, cortaduras, rasguños parásitos u olor desagradable. Quite los depósitos de cera con un hisopo de algodón humedecido con óleo calcáreo o aceite para bebés. Para evitar posibles daños, nunca entre muy profundo en el oído. Si descubre sangre seca, rasguños o derrames, consulte a su veterinario. Los perros con pelo y/u orejas largas tienen un gran crecimiento de pelo en la parte interna de las orejas o en la entrada de éstas, la que puede juntar suciedad y deteriorar la audición. Este exceso de pelo debe ser quitado por un profesional.

El cuidado de los ojos

Cualquier sustancia dura en el borde de los ojos de su perro debe quitarse suavemente con un trapito o pedacito de algodón humedecido con agua tibia. Tenga cuidado de no raspar el ojo con el algodón, pues las fibras pueden causar irritación. Durante las sesiones de peluquería revise los ojos de su perro en busca de irritación u otros problemás. Los ojos deben estar claros y brillosos, en tanto, el área circundante debe ser blanca. Si aparecen puntos rojos o signos de algún daño, se debe consultar inmediatamente al veterinario. Derrames en los costados de los ojos deben ser considerados serios, si un tratamiento con ácido bórico no soluciona el problema. Los derrames excesivos y cualquier lastimadura o anormalidad en el ojo requieren un tratamiento rápido por parte del veterinario.

El cuidado de las uñas

Es esencial que su perro tenga las uñas cortadas correctamente para que así pueda pisar bien; es su responsabilidad cortarlas periódicamente. Si esta tarea le resulta difícil pídale a su veterinario o a un peluquero profesional que lo haga. Las uñas excesivamente largas pueden dañar las patas y hacer que el perro sienta dolor al caminar o al correr. En casos extremos, el perro queda inmóvil. La frecuencia del corte depende del crecimiento de las uñas.
Los cachorros tienen uñas filosas, cortarles las puntas no sólo es una buena práctica sino que también servirá para acostumbrar al cachorro a este procedimiento. Las tijeras, que se pueden encontrar en cualquier negocio de artículos veterinarios, deben ser uno de los primeros utensilios que Ud. debe adquirir. De ser necesario, pídale a su veterinario que le muestre cortar las uñas a su perro. No corte mucho las uñas; dentro de ellas hay venas que al cortarlas pueden sangrar. Si esto ocurriera, existen productos para cortar la pérdida de sangre. 0 si no, presione con un algodón sobre el final de la uña, humedecido con óleo calcáreo. Si continúa sangrando en exceso, consulte a su veterinario.

El cuidado de los dientes

El cuidado de los dientes es otro aspecto importante. La placa y los cálculos comienzan a formarse en los dientes del perro después del año de vida, particularmente si se lo alimenta con comidas blandas. Las bacterias de la comida y la saliva se acumulan y se adhieren a los dientes formando una placa. Si esta formación continúa materiales más duros se forman sobre los dientes formando cálculos dentales. Si este problema no se trata puede derivar en inflamación de encías (gingivitis) y dejar los dientes al descubierto (peridontitis).
Algunos perros aceptan que se les cepille los dientes con regularidad. Utilice una mezcla de bicarbonato de sodio con un poco de agua lo que le dará una consistencia pastosa; esta fórmula es ideal para lavar los dientes de los perros. Aplíquela con un cepillo de dientes suave o con un trapito suave. No utilice pasta dentífrico para seres humanos porque el perro puede tragarla, lo que le puede causar malestares estomacales.
Su perro debe recibir exámenes dentales periódicos. Un buen momento es durante la revisación anual cuando se aplican las vacunas.

 
 

Puede contactarse con nosotros vía

e-mail  peq.utopia@hotmail.com

o telefónicamente al

(011) 4487-0134 / 4487-2418

ó (011) 15-56413541




CONOZCA NUESTRAS RAZAS

a

product image 1
BICHON FRISE .
FOTOS >

a
BICHON HABANERO
FOTOS >

a
JACK RUSSEL
FOTOS >

a
BULLDOG FRANCES
FOTOS >